Chicureanos

 

EL CAMINO A SEGUIR

Los jóvenes actualmente estamos bajo una constante presión por parte de nuestro entorno, ya sea familiar o escolar, sobre nuestro futuro, el cual con el estereotipo existente debe ser lleno de éxitos económicos y grandes triunfos que nos traigan reconocimiento de los demás. Pero, ¿qué es lo que realmente queremos nosotros?

 

En mi opinión, no creo que a mis 17 años tenga claro cuál es mi vocación aún. Tengo una noción de lo que me gusta, pero de ahí a decidir de lo que quiero vivir o hacer el resto de mis días es algo muy lejano y tener solo un año por delante para decidir es algo que me confunde más, por la rapidez con la cual tengo que elegir.

 

En muchas ocasiones, la toma de decisiones te llega por sorpresa. Sin ir muy lejos, este año tuve que decidir el electivo que quería seguir; sinceramente me tomó desprevenido, ya que nunca había pensado que sería tan rápido y aún no tenía claro si realmente me gustaba algo o no; además, me asustaba el hecho de ingresar a un electivo teniendo una idea errónea de lo que significaba. Por fortuna en el colegio muchas veces se dieron las instancias para orientarnos, pero aun así yo creo que falta mucho por hacer en ese campo, por ejemplo, indagar más en áreas que no sean las “comunes” y en las que muchos jóvenes pueden destacarse, o escuchar más a los alumnos ante la creación de nuevos electivos.

 

¿Cuál es el rol de la familia? Por fortuna mis padres jamás me han dicho qué es lo que debo estudiar o me han exigido un rendimiento académico superior al que tengo. Esto no quiere decir que no me pongan metas, pero jamás imponiendo o sobreexplotando, como a muchos de mis cercanos les ocurre, ya que sus padres les exigen demasiado y lo único que consiguen es un hijo estresado y con un odio infundado al estudio. Yo creo que la familia cumple un rol primordial en esto, ya que muchas veces nos sentimos solos y extraviados en este mar de preguntas, y ahí debe estar la familia: apoyándonos y acompañándonos en este camino tan importante.

 

Es de real relevancia que sin importar lo que se espere de nosotros o se nos diga, nos preocupemos por ser felices con nosotros mismos y poder decir al final del camino “viví haciendo lo que me gusta”.

 

Por Benjamin Viejo González.
Vicepresidente del Centro de Alumnos
del Colegio Verbo Divino de Chicureo



Portadas
Panoramas Chicureo
Noticias

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.