Chicureanos

 

Ni tan lejos del campo

ni tan cerca de la ciudad

Por Jorge Alvarez Segovia
Empresario- El Barrio Propiedades


Con esta forma de crecimiento nos hemos visto beneficiados todos los chicureanos: llegaron los servicios básicos que tanto necesitábamos, como supermercados, colegios, clínicas, comercio, etc…

 

Sin lugar a dudas Chicureo, este nuevo polo urbano de Santiago, ha crecido explosivamente en los últimos años. Parece sorprendente, pero en realidad es una historia repetida. Este es un fenómeno que se ha dado en muchísimas oportunidades en la historia del crecimiento de las grandes ciudades; la razón siempre es la misma: gente que se traslada a la periferia buscando mayores espacios y una vida más tranquila que la de la gran ciudad.

 

En el caso de nuestra zona, este fenómeno se produjo en un principio de la misma manera, las familias optaban por Chicureo con el proyecto de una parcela; sin embargo, al poco andar de los años, se aprobaron los famosos Zoduc (Piedra Roja, Chamisero, La Reserva, Santa Elena). Esto, a grandes rasgos, es un modelo de hacer ciudad que se creó de parte de la autoridad con el ánimo de que los privados inmobiliarios deban hacerse cargo de todas las externalidades que generan las nuevas poblaciones (equipamientos, vialidades, áreas verdes, mitigaciones ambientales, etc…). Ejemplos similares a lo ocurrido en Chicureo podrían ser en la ciudad de Santiago, Los Dominicos con San Carlos de Apoquindo, La Dehesa antigua con Los Trapenses o Huinganal, así como también La Reina tradicional respecto de La Reina Alta, entre otros.

 

Antiguamente, lo que pasaba con las nuevas zonas urbanas es que se empezaban a desarrollar con muy poca planificación, se construían y después debían llegar las municipalidades y vialidad a hacer calles, retirar la basura , dotar de servicios y construir equipamientos para esa nueva población. Con la creación de los Zoduc se buscó evitar esto y que este crecimiento se produjera a partir de una planificación urbana.

 

A pesar de la nostalgia que nos produce a todos quienes hemos ido creciendo con Chicureo, no podemos negar que con esta forma de crecimiento nos hemos visto beneficiados todos los chicureanos: llegaron los servicios básicos que tanto necesitábamos, como supermercados, colegios, clínicas, comercio, etc…

 

Lo interesante de esto es que, efectivamente, Chicureo ha cambiado mucho. De solo pensar que originalmente era un fundo que únicamente consideraba parte de los terrenos donde se encuentra Piedra Roja y hoy, por motivos comerciales, se le llama Chicureo prácticamente hasta Colina!!! Pero esto está recién comenzando, los cambios que vienen son aún muy mayores. Los grandes proyectos todavía no llegan al 50% en sus etapas de venta y grandes compañías como Cencosud, Parque Arauco, Wallmart, Clínica Alemana, etc., ya han comprado terrenos para planificar sus nuevos desarrollos en la zona. En resumen, Chicureo seguirá cambiando muchísimo y no hay cómo detenerlo.

¿Qué será lo que vendrá? Chacabuco, Peldehue, Pie Andino…¡¡¡Hagan su apuesta!!! VDS



Portada
NoticiasVds

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.