Ciudadanos Hoy


Estudiantes comprometidos:
Jóvenes que se ocupan
de la tercera edad

Ni?o pianista de Chicureo en Valles del Sol

Por Victoria Mordcovich L.

Son muchos los jóvenes de Chicureo nos dan ejemplo de compromiso social y creemos que es muy importante destacarlos. Les presentamos a ocho estudiantes que destinan parte de su tiempo a llevar alegría a abuelitos y que buscan ayuda para poder construirles una vía de evacuación rápida para emergencias en el hogar donde viven.


Todo comenzó como un proyecto que debían realizar ocho estudiantes de Ingeniería Comercial para aprobar el ramo “Emprendimiento” en su Universidad Adolfo Ibáñez. Debían tomar una problemática y buscarle solución concreta; pero su tarea inicial, que era juntar dinero para realizarles actividades entretenidas a los 68 abuelitos que viven en el Hogar N°5 de la Fundación Las Rosas, se prolongó en el tiempo luego de conocer algunas de las necesidades más urgentes que los ancianos tienen.


“En estos meses que llevamos yendo al Hogar hemos visto que el edificio de dos pisos no cuenta con un sistema que permita sacar rápido a los abuelos si hay un incendio o un terremoto”, cuenta Ignacia Gajardo (20), una de las jóvenes involucradas. Según explica, muchos están postrados y, los que no, son lentos para moverse, por lo que intentar bajarlos por las escaleras sería inviable. Por eso, y pese a que continúan haciendo talleres de manualidades, bingos y organizando salidas con los abuelitos, lo que hoy desvela a todo este grupo es lograr construir vías de acceso y evacuación expeditas para casos de emergencias.


Ellos saben que para lograr su propósito se necesitan dos cosas fundamentales: una idea concreta y aplicable y el dinero para llevarla a cabo. “Tenemos un compromiso emocional que va mucho más allá de pasar el ramo, queremos dejar un legado que perdure en el tiempo”, dice otra de las jóvenes, María Ignacia Muñoz (19), quien agrega convencida: “sabemos que no es llegar y hacer una rampa, así que entendemos que el proyecto va a llevar tiempo, pero vamos a concretarlo”.


En ese sentido, dice que su intención es postular a concursos que permitan obtener financiamiento pero, a la vez, hace un llamado a la comunidad para colaborar con este desafío. “Nosotros no entendemos de construcción, sólo sabemos que es imprescindible darle a ese lugar una opción de salida rápida, por eso agradecemos ideas además de ayuda económica”, dice Sofía Baranda, también de 19 años.


Paralelamente a esta nueva arista de su proyecto, los jóvenes continuarán vendiendo chaquetas con aplicaciones “de autor” y “bralettes” (sostenes con detalles de encaje para lucir con ropa escotada o translúcida) a través de las redes sociales, ya que eso les permite financiar paseos, como el que hicieron hace algunas semanas al Jardín Botánico de Viña del Mar junto con 20 ancianos, quienes ese día regresaron sonriendo y con ganas de más. VDS

 


Portada
NoticiasVds
Publique aquí

© 2014 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando S.A.