Imagen de Marca


¡Ganó mi candidato!...
y ahora, ¿voto?

 


Por Juan Claudio Edwards
MsC - Consultor de Marcas | www.wicom.cl

 

Cuando lean esta columna, ya los candidatos a la Primaria (y todos Uds.) sabrán quiénes son los que irán a la pelea por la Moneda. Yo no lo sé, porque debo entregar esta columna 12 días antes de la elección (sorry, pero así es el tema editorial), y es por eso por lo que me concentraré en lo que creo que es realmente importante: cómo atraer a la gente a votar.

 

Lo primero que puedo decir es que todos están mal… ¡muy mal! Si se mira la franja de las Primarias, uno siente que está en 1988.

 

Lo que alguna vez fue novedoso y atractivo (la franja del NO, porque la otra era muy re-mala), hoy -obviamente- no lo es. Mucho abrazo, mucha “calle” maquetada, mucho arcoíris y mucha estrella con colores patrios…

 

¡Pero han pasado 29 años desde ese 1988! En esos años no existía Facebook (creado en 2004); no existía Twitter (creado el 2006); no existía WhatsApp (creado en 2009); no existía Instagram (creado en 2010)… es más: en esos años no existía “dios Google” (creado en 1998). Sin embargo, los equipos de comunicación de los señores candidatos parece que nunca lo supieron y -es seguro- nunca supieron la dinámica de lo que hay detrás.

 

No se trata de usar las herramientas de los últimos 29 años (todos las usan), sino de saber cómo usarlas para que enganchen con los posibles votantes.

Según estadísticas del último censo, somos alrededor de 9.300.000 personas entre 20 y 59 años, probablemente casi todos con acceso a las Redes Sociales o a Internet (dejo afuera a los más jóvenes que no votan y a los más viejos, que quizás no les interesa esto de la tecnología). Ese es el “mercado” electoral clave.

 

¿Saben cuántas personas votaron por Michelle Bachelet en la segunda vuelta de las elecciones del 2013?: 3.517.000. ¿Saben cuál fue la abstención?: 58.21%. ¿Saben por qué no fueron a votar?: “un 40% de quienes declaran no haber ido a votar en la elección presidencial de 2013 fue porque la política no les interesaba”.

 

¿Y entonces, cómo usamos las nuevas tecnologías para enganchar a estos más de nueve millones de electores claves? Haciéndolos partícipes de las propuestas y las campañas. Olvidar los “mensajes de una vía” para dar paso a la “comunicación participativa”. Usar estas ‘nuevas’ herramientas para que ‘mis intereses sean escuchados y recogidos’…

 

El problema que veo es que, si los equipos comunicacionales de los candidatos son los mismos que los de las Primarias, el ‘candidato’ que ganará será la Abstención… La respuesta buscada debe ser una y sólo una: “No estoy votando por él (o ella), estoy votando por mí”. ¡Un abrazo!VDS



Portada
NoticiasVds

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.