Gente en Acción


ALIMENTACIÓN CONSCIENTE
PARA VIVIR MEJOR


Por Victoria Mordcovich L.


¿Sabías que restringir determinados alimentos solo hace que tu metabolismo se vuelva más lento y por eso recuperas tu peso o incluso el doble o el triple de antes de realizar esa dieta milagrosa que te recomendaron? Conocer lo que necesita nuestro cuerpo y prestar atención a lo que ingerimos es básico para tener una buena nutrición y calidad de vida.


La alimentación es un proceso complejo que tiene componentes biológicos, psicológicos y sociales, pero que hoy en día muchos reducimos a un plano exclusivamente físico, que se traduce en cómo lucimos, en cómo se modela nuestro cuerpo, en el nivel de éxito que podemos tener y en una sensación de culpa que nos queda tras disfrutar de un rico plato. Pero la famosa frase “tu cuerpo es tu templo” vuelve a cobrar sentido cuando entendemos que comer de manera apresurada constituye un riesgo para la salud, porque deteriora el funcionamiento del aparato digestivo y la asimilación de los alimentos por parte del organismo, además de que provoca una digestión pesada y el cuerpo pierde la capacidad de avisar el momento de saciedad.

 

Por eso, hoy los especialistas proponen realizar una alimentación consciente, que tiene que ver con escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo. Se trata de prestar atención plena, entender y oír nuestras señales de hambre y saciedad. Es comprender por qué tenemos ganas de comer ciertas cosas en ciertos momentos y conocer cuál es la función de cada grupo de alimento en nuestro organismo.

 

“Cuando tenemos ganas intensas de ingerir ciertos tipos de alimentos es porque nos faltó algún nutriente en el día o en días anteriores. Debemos entender que cada alimento tiene su función específica dentro de nuestro cuerpo perfectamente imperfecto y que todos ellos tienen relación con nuestras emociones”, explica la nutricionista Camila Lazo, quien plantea la importancia de comer acompañados como mecanismo protector. que contribuye a alimentarnos de forma moderada pero libre y sin culpa.

 

La técnica de la alimentación consciente se basa en vivir el momento y no ver la acción de comer como algo de rigor u obligación. Para eso, lo fundamental es prestar atención plena, reconociendo los colores, sabores, olores y texturas de la comida, algo que sin darnos cuenta se traducirá en una forma de reducir el estrés, aumentar la autoconciencia, prevenir enfermedades crónicas y mejorar el bienestar general.

 

CONSEJOS PRÁCTICOS
• Masticar despacio
• Evitar distracciones (televisor, teléfono celular, revistas, etc.)
• No restringir la ingesta de ciertos alimentos. No hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas.
• Entre cada bocado, colocar los cubiertos en el plato.
• Tomarse como mínimo 20 minutos para cada comida.
• Adoptar la alimentación consciente incluso en meriendas o snacks ayuda a regular las porciones.

 

Según la nutricionista Camila Lazo, comer de forma balanceada pero sin restricciones ayuda a evitar los temidos efectos rebote de la mayoría de las dietas despersonalizadas, porque “uno aprende a conocer su cuerpo”, que es totalmente diferente del de un amigo e incluso del de un hermano”.VDS


Portadas
Panoramas Chicureo
Fixture

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.