Gente en Acción


CREANDO BASES SÓLIDAS
PARA NUESTROS NIÑOS


Por Victoria Mordcovich L.


En el Colegio San Nicolás Diácono funciona un grupo scout que promueve formar niños integrales y autovalentes; que se quieran a sí mismos pero también a la naturaleza y que sepan trabajar en equipo.


Hoy que todo se mueve tan rápido y superficialmente, los padres quisiéramos encontrar opciones que mantengan a nuestros hijos lejos de potenciales peligros y los ayuden a convertirse en personas seguras de sí mismas, preocupadas por los demás y por su entorno, mientras realizan actividades que disfruten, los entusiasmen y les hagan ver un mundo más allá de las pantallas y lo virtual.


Algo así es lo que propone el grupo scout que funciona en el colegio San Nicolás Diácono, liderado por unos 25 jóvenes de entre 18 y 27 años que están convencidos de que tienen la responsabilidad de transmitir a los más pequeños los valores que ellos mismos recibieron y convertirse así en agentes de cambio y contribuir a formar personas integrales.


“Nuestros scouts son bacanes, nada más lejano a la idea del ñoño que vemos en las películas gringas”, dice entusiasmada Sofía Letelier, una de las jefas de patrulla. Según cuenta, todos los sábados se reúnen para hacer actividades y juegos en equipo, talleres de reflexión y de capacitación (técnicas de supervivencia, primeros auxilios, etc.). Y si bien realizan salidas al aire libre en forma permanente, su broche de oro cada año es el campamento de 12 días que hacen en enero. Allí no hay tecnología y hasta los integrantes más pequeños deben aprender a valerse lo mejor posible por sí mismos, en una experiencia que les resulta completamente enriquecedora y que tiene como otro de sus objetivos que los niños aprendan a ser autovalentes.


Sin embargo, en este grupo proponen a la vez una mística que tiene que ver con la idea de manada. Su referente es “El libro de la selva”, en donde cada personaje tiene su rol bien definido y hay un enorme respeto por el jefe, que no solo da órdenes, sino que también es protector, cuida a cada integrante y enseña a partir del ejemplo. “Nosotros somos el referente de los niños, por eso cuidamos la manera en que les hablamos y tratamos de enseñarles desde el amor y la confianza, como si fuéramos sus hermanos mayores”, explica Matías Alvarez, otro de los líderes.


A partir de ese ejemplo, dicen, es que también se ganan la confianza de los padres para que los 115 niños puedan participar de los campamentos a los que, además de los 25 jefes, va el psicólogo del colegio San Nicolás Diácono, la casa de estudios que respalda esta actividad extracurricular pero que está abierta a toda la comunidad, no solo a los alumnos.VDS


Portadas
Panoramas Chicureo
SanValentin

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.