Tu Casa


UN TIPO DE COPA
PARA CADA VINO

enemigos naturales

La copa no sirve sólo para beber, sino que es también un elemento de evaluación del vino. Por eso, y dado que el modo en que se expresa un vino cambia mucho según el recipiente en el que se sirve, compartimos aquí algunos tips de utilidad a la hora de servir….

 

Si bien es cierto que ningún vino de mala calidad se transformará en uno de alta gama aun cuando se lo sirva en copa de cristal, un mismo vino servido en copas diferentes brinda sabores distintos.

 

El tamaño, la forma y la circunferencia de la copa influyen directamente en las diferentes sensaciones que produce lo que se está bebiendo. Por un lado, la forma del recipiente potencia en mayor o menor medida las virtudes (o los defectos) del vino, mientras que el tamaño repercute en la intensidad y calidad de los aromas. Finalmente, la amplitud de la boca es la que determina si la sensación gustativa se dirigirá a los labios, la punta de la lengua o al paladar.

 

La copa ideal debe ser de cristal liso y transparente, con el borde fino y ligero, un tallo alto para poder sostenerla y un cuerpo largo con una boca más pequeña para poder apreciar bien los aromas. Según dicen los expertos, la mejor copa es la que tiene forma de huevo, porque concentra los aromas y evita las salpicaduras cuando se hace girar el vino o cuando se inclina para ver el color.

 

Por regla general, para los vinos blancos se usa una copa más pequeña que la recomendada para los tintos; para el espumante la copa flauta (alta y estrecha), porque permite que las burbujas suban hasta el borde y para los tintos el copón sin ningún tipo de adorno.

 

BURDEOS
Para los vinos tintos con más cuerpo. Con gran volumen para otorgar buena oxigenación, pero cerradas en la parte de la boca para no absorber los aromas del alcohol. Se llena 1/3 de la copa.

 

BORGOÑA
Para vinos con cuerpo ligero. Con mucho más diámetro, boca y cáliz amplios, para potenciar los aromas delicados. La forma de la boca permite que la bebida se dirija a la punta de la lengua resaltando el sabor afrutado. Se llena 1/3 de la copa.

 

COPA VINO BLANCO
Parecida a la burdeos, pero con el cáliz más pequeño porque no requiere mucha oxigenación. El tallo alto evita que se caliente el vino.

 

COPA CHARDONNAY

Para vinos afrutados, el cáliz más ancho permite que las notas frutales se acentúen.

 

FLAUTA
Para vinos espumosos. Es alargada para poder apreciar las burbujas de estos vinos y al ser estrecha las mantiene por más tiempo.

 

MARCADORES, EL DETALLE CHIC
Para evitar que se confundan los vasos o copas en una fiesta y no tener que estar cambiándolos por otros limpios toda la noche, lo que “la lleva” en el último tiempo son los marcadores personales, que le dan un sello único a cada recipiente.

 

Los hay de diferentes materiales y formas, pero los más comunes son los hechos con colgantes, cuentas o incluso botones de colores atados con alambre finito y que se enganchan del tallo de la copa. Otra idea un poco más informal es pegar stickers entretenidos o monitos de silicona…Los diseños pueden ser tan variados como ideas se nos ocurran. Aquí les dejamos algunas fotos de marcadores que, además de ser funcionales y prácticos, sirven como elemento decorativo para nuestra reunión. VDS

Fuentes:
www.divinomendoza.com
www.winetoyou.es
www.pinterest.es


Portadas
Panoramas Chicureo
SanValentin

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.