temple dojo chicureo
conductores chile chicureo

Imagen de Marca


EL TIEMPO ES
HOY

 

Juan Claudio Edwards

 




Por Juan Claudio Edwards
MsC - Consultor de Marcas


Isabel Viviani

 

 

He escrito esta columna ocho veces. Esta es la novena versión. Y lo hice siempre con los ojos puestos en la TV, las RR.SS., los Whatsapp y mi memoria. (Algún día compartiré lo escrito en diferentes días mientras se producían las marchas, quemas irresponsables, atropellos a los DD.HH., hasta hoy 28 de octubre cuando hace unos minutos el presidente anunció su nuevo Gabinete).

 

Ya no puedo esperar más: la editora de esta revista me dice: “¡YA! ¡Hay que mandarla a la imprenta!” Y tiene toda la razón. No puedo esperar más, así que me siento a escribir la versión N° 9 y la mando. Y esto es lo que leen ustedes.

 

¿Y por qué he debido escribir y reescribir esta columna? Porque las cosas, los acontecimientos, la contingencia, es tan rápida que cualquier cosa que uno escriba, diga y hasta piense queda fuera de la realidad en pocos días, horas, minutos…Y entonces es de eso de lo que voy a escribir: de lo vertiginosa que se ha transformado la vida y de cómo todos aquellos que deben ver esa rapidez, captar lo que a la gente le importa, lo que piden, exigen y demandan… todos ellos, no se han dado cuenta que la vida ya no es como antes.

 

Si hacemos un análisis simple, veremos que el problema de quienes dirigen el país (y no sólo hablo del gobierno, sino también del Congreso, de los analistas, sociólogos, cientistas políticos, medios de comunicación), el problema, digo, ha sido creer que los acontecimientos toman su tiempo en manifestarse. ¡FALSO! El tiempo ya no existe. Es “el aquí y ahora” lo que manda. Ya no existe eso de “déjame pensarlo y te contesto”; ya no “voy a estudiarlo para ver qué hacemos”.

 

Sólo algunos ejemplos:

 

El martes 15 de octubre cerca del mediodía, el Metro de Santiago tuvo que cerrar varias estaciones por la invasión de jóvenes que cantaban “Evadir, no pagar. Otra forma de luchar”. Sólo tres días después, el 18 de octubre, Santiago y el Metro ardieron en llamas. El 25 de octubre, más 1.200.000 personas marcharon pacíficamente por Santiago y los políticos que quisieron “adueñarse” del descontento ciudadano, salieron trasquilados: ¡No se vio ni una sola bandera de partido político! Tres días después se produce el cambio de gabinete.

 

El tiempo de “antes” ya no existe. La rapidez de la respuesta, del actuar es inmediato, pero también es vital el tipo de respuesta; no basta cualquiera, sino una que responda – responsablemente – los anhelos de la gente. Tenemos, todos, que saber cómo enfrentar rápidamente las injusticias del sistema, pero también saber rechazar, rápidamente, a los que quieren destruir todo.

 

Al inicio de estas líneas dije que también escribía “mirando mi memoria”. Hace ya más de 30 años derrotamos la más feroz dictadura que Chile haya tenido, y ¿saben o recuerdan cómo lo hicimos? “Sin miedo, sin odio y sin violencia”. Nos organizamos y copamos calles y parques; marchamos y gritamos, pero nunca asaltamos, destruimos o quemamos, porque eso era “hacerle el juego” al que queríamos sacar. Ojalá que cuando lean esta columna, un Chile mejor esté en marcha. En forma rápida, certera, empática… Reflexionemos y volvamos a entender que para salir de un modelo injusto, la violencia es la mejor gasolina para los que no quieren cambiar nada. El tiempo es hoy.



Deko Group chicureo
arriendo oficina chicureo wos center

Portadas
Sociales Chicureo
Ofertas

© 2017 Revista Valles del Sol es editada por Comunicando Ltda.