Slide

VDS Chicureo

EL 10% DEL 10%

– Todavía no recibo mi 10%, me comentó hace unos días un amigo. Estábamos un viernes (por el toque de queda, los viernes son los nuevos sábados) en su hermosa casa mirando su jardín.

– Puchas, qué lata! Pero acuérdate que la verdad es que no es “el 10%”, sino que tiene un monto límite…

– Bueno, pero cuento con ese 10%…

– Claro, pero… ¿de verdad lo necesitas? El que ve tu casa y tu jardín y tu auto, piensa que no lo necesitas…

Me miró con esas caras de sinceridad que raras veces ponen los “machos alfa”…

– JC, todo lo que ves – y lo que no ves – lo debo: la casa, al Banco con el hipotecario; el jardín lo hicimos usando la tarjeta; el auto, un crédito de consumo… Y a eso hay que agregar el colegio de los mellizos, la universidad de la Carolita, las cuentas, la comida… Estoy hasta el cuello! Mientras “la rueda giraba”, podía hacerme cargo de pagar, pero ahora estoy bien jodido!

Me quedé pensando en esa corta conversación y recordando todo lo que había leído de próceres que gritaban que no había que permitir que los ricos retiraran el 10%.

Según todos los estándares, mi amigo forma parte de los ricos de Chile (no de los “ricos-ricos”, pero con lucas…), de ese pequeño porcentaje privilegiado…

Según la encuesta CASEN 2017, el nivel alto en Chile es el 10% de la población. (1)

Pero ¿cómo se mide a estos “ricos”? La AIM (Asociación de Investigadores de Mercado de Chile) estableció el 2018 tres criterios: educación, ocupación, e ingreso per cápita equivalente. (2)

Y a los ricos los denominó AB, C1a y C1b. Concentrémonos en el del medio (C1a). Dice la AIM:

 

  • Está compuesto en más del 95% por profesionales con estudios universitarios.

Mi amigo es Licenciado en Administración de Empresas.

 

  • Ocho de cada diez tienen al menos un vehículo y se concentra casi exclusivamente en las comunas del sector nororiente de la capital.

Mi amigo vive en una parcela en “Chicureo” y tiene un Hyundai del   2015.

 

  • El ingreso familiar promedio de un hogar C1a es de $2.739.000.-

Mi amigo y su familia (es decir de él, su señora y algunos “pololitos” de       su hija estudiante) ganaban – antes de Octubre del año pasado –                      $2.800.000 (brutos).-

 

NOTA DEL COLUMNISTA: Aquí es necesario detenerse unos minutos: Ese ingreso familiar tenemos que dividirlo entre todos los miembros de la familia. En el caso de mi amigo son 6 personas (3 hijos, los dos padres y la madre de mi amigo que quedó viuda y se fue a vivir con ellos). Es decir estamos hablando de $466.667 por miembro de la familia… Claro, son buenas lucas y muchos de nuestros compatriotas quisieran ese ingreso, pero también hay que ver el punto de vista comparativo; cuáles son los ingresos y cuáles los gastos: ¿Quién es más rico, mi amigo C1a, o un(a) soltero(a) del GSE C3, que gana $900.000? ¿Mi amigo que paga un dividendo mensual de $650.000, o el soltero que vive con sus padres?

Para pensar…

Para terminar con esto de los GSE:

 

  • El 76% de los C1a tiene casa propia o pagándola; el 95% tiene conexión a Internet; el 55% tiene mascota y el 20% usa Linkedin.

Mi amigo debe el 90% de su casa, tiene un perro de raza desconocida,         trabaja desde la casa (necesita internet) y contacta a sus clientes por la    red social profesional.

En definitiva, desde el punto de vista estadístico, mi amigo es un tipo “rico” y no debería necesitar el 10%… Pero en la realidad, puchas que lo necesita!

¿A qué los invito a reflexionar? Varias cosas:

 

  1. Las apariencias engañan.
  2. Mientras más “te creíste el cuento” y más te endeudaste, más angustiosa es la realidad si no puedes hacer frente a tus compromisos.
  3. (Relacionado con lo anterior): Mientras más alto, más fuerte es el porrazo!
  4. No se trata de comparar de quién necesita más o quién menos, sino quién lo necesita (aquí se aplica la típica frase: “a los pobres los ayuda el Estado; los super ricos se cuidan solos, y los del medio (más arriba o más abajo), no los cuida nadie”).
  5. Las estadísticas sirven para explicar cualquier cosa…

Y por último…

  1. Que “Los ‘ricos’ también lloran”… Y muchas veces con razón!

Para pensar…

 

(1) Meganoticias, Mayo 2019.

(2) GSE Chile, GFK 2019.

Comentar
 
 

Dejar comentario

Abrir chat
1
Escríbenos por Whatsapp
Hola! Escríbenos para resolver dudas y darte más información