VDS Chicureo

“MIENTRAS TANTO, EN CIUDAD GÓTICA…”

Columna Marca Propia

Por: Juan Claudio Edwards

Los que son un poco mayores, se acordarán de esta frase que decía el locutor en off en la serie de TV “Batman” de mediados de los ‘60… Esa en blanco y negro con el actor Adam West como Batman/Bruce Wayne y donde el superhéroe usaba un traje de franela gris…

Bueno, la cosa es que cada vez que nuestro héroe estaba en un peligro feroz, la escena cambiaba y mostraban una imagen general de la city, y el locutor decía “…Mientras tanto, en Ciudad Gótica…” y nos contaban cosas muy importantes, pero que nosotros los espectadores no escuchábamos mucho porque estábamos preocupados de si el ‘bati-enemigo’ iba a despedazar al paladín de la justicia…

 

Uds. se preguntarán a dónde voy con todo esto… Simple!

 

En el último tiempo hemos estado tan preocupados por el coronavirus, el estallido social, las cuarentenas y todo esto que nos cambió la vida, que no le hemos dado mucha atención de otras cosas también muy importantes…

Una de ellas es la ley que no permitirá repostular a las autoridades electas que llevan tres o más períodos en su cargo.

Una de esas personas es el alcalde de nuestra comuna, Mario Olavarría, que ha sido 4 veces relecto como jefe edilicio de Colina.

 

Que si la ley es buena o no, depende de la mirada de cada uno, pero lo que me parece poco justo es que las “reglas del juego” se cambien a mitad del partido… Y no hablo de que los que llevan un largo período puedan seguir reeligiéndose por siempre, sino que por lo menos que antes de comenzar “este partido” los “jugadores” sepan las reglas con que juegan…

Creo que esto es lo que todos pediríamos en cualquier actividad.

Piénsenlo en Uds. mismos: supongamos que están contratados por trabajar 8 horas diarias y que pocos días antes de fin de mes el jefe los llama y les dice que la empresa acaba de decidir que hay que trabajar 10 horas diarias y que, como Uds. llevan 3 semanas trabajando 8 y no 10, van a recibir menos sueldo… ¿Justo? No! ¿Necesario para la “empresa”? Quizás, pero yo creo que esa nueva regla debería aplicarse desde “el próximo mes” y no en forma retroactiva. A lo menos así lo pienso yo…

 

Pero volvamos a lo nuestro: Mario Olavarría nos dejaría como Alcalde en abril del 2021.

¿Y quién podría ser el próximo Alcalde?, Bueno, candidatos no van a faltar… Actuales concejales, cores, diputados que no pueden reelegirse, exalcaldes, etc. Pero la clave no está en los nombres ni en los partidos, sino en lo que piensan, en sus programas, propuestas, visiones…

Se dice que el Alcalde es la autoridad más importante para la gente, porque es el que está más cerca de las realidades de cada día. Es cierto, porque un buen Alcalde está con los pies en el barro cuando llueve; entiende que se necesita una nueva plaza para ese barrio; un nuevo semáforo, una nueva escuela o un hospital.

 

La cosas es que se nos viene un momento importante como comuna y los partidos van a poner “sus mejores cartas” para ganar. OJO: eso es lo que más nos debe preocupar: que no sean SUS mejores cartas, sino LAS mejores cartas para nosotros como habitantes de Colina… de TODO Colina.

 

Lo que creo y promuevo es que nos demos el tiempo de conocer lo que pretende cada candidato. Que no nos dejemos llevar por una linda foto y una cálida sonrisa en un letrero callejero. Que no caigamos en “ese me suena”, sino en “me convence porque esto es lo que pretende”…

 

Desde estas líneas llamo a que entendamos las propuestas, las ideas y sus equipos de trabajo. Que sepamos de su pasado y su presente. Que conozcamos a la persona detrás del candidato. Que comprendamos en qué nos va a beneficiar el tenerlo/la en el sillón alcaldicio.

 

Al igual que en la serie “Batman”, no dejemos que esta maldita pandemia nos nuble los ojos, porque “mientras tanto, en Ciudad Gótica”, se está preparando la elección de quien gobernará la comuna por los próximos 4 años…

…Y eso no es baladí…

 

Comentar
 
 

Dejar comentario

Abrir chat
1
Escríbenos por Whatsapp
Hola! Escríbenos para resolver dudas y darte más información