> Slide

VDS Chicureo

Cómo aprovechar fiestas patrias para reforzar habilidades socioemocionales en niños y niñas

 

Francisca Sáez, Directora Ejecutiva, Corporación Educacional Eventurasorganización acreditada por el Ministerio de Educación y galardonada con diversos fondos por la excelencia de sus programas en educación socioemocionalrevela cómo profesores, papás, mamás y cuidadores, pueden transformar juegos típicos nacionales en herramientas para desarrollar competencias sociales como la colaboración, la escucha activa, la empatía y la paciencia, entre otras habilidades. 

Eventuras es el proveedor exclusivo en Chile del programa para niveles iniciales Second Step®, creado por el Committee for Children, organización que goza de reconocimiento global y la acreditación del Collaborative for Academic, Social and Emotional Learning®, también conocido por su siglas en inglés: CASEL. 

Revista VDS Chicureo Volantín

A pocos días de celebrar Fiestas Patrias, miles de niños y niñas en Chile se preparan para festejar con bailes, vestimentas y juegos tradicionales. Sin embargo, más allá del entretenimiento que estas actividades ofrecen, es importante señalar que estas fechas también son una gran oportunidad para reforzar habilidades socioemocionales en los más pequeños (as).

Francisca Sáez, Directora Ejecutiva de la Corporación Educacional Eventuras, explica que “las habilidades socioemocionales tienen una cualidad maravillosa, y es que están al alcance de todos, sin importar la edad, el género ni la cultura. Por ende, eventos festivos como el 18 de septiembre ofrecen una gran oportunidad tanto para adultos como para niños de poner en práctica las habilidades sociales que hemos adquirido a lo largo de nuestras vidas y también de aprender nuevas habilidades a través de la interacción con los demás. “

“En estas ocasiones, además de reforzar y desarrollar competencias sociales como la colaboración, la escucha activa, la empatía y la paciencia, entre otras, existe un aspecto que a menudo pasa desapercibido, pero que es de suma importancia: un vínculo nutritivo entre  docentes y estudiantes”, agrega la profesional.

Según explica la experta, “un vínculo nutritivo es esencial para el crecimiento y desarrollo de cualquier individuo en cualquier área del conocimiento. Este lazo se fortalece cuando nos relacionamos con otros y cuando el adulto propicia entornos seguros para explorar y aprender. El vínculo es un componente clave para el bienestar y el futuro tanto en el ámbito académico como en el personal de nuestros niños y niñas. No hay nada mejor que aprovechar el espíritu dieciochero para promover las relaciones positivas y vincularnos más con nuestros niños (as)”, enfatiza.

¿Qué actividades los (as) profesores pueden hacer en sus aulas con los estudiantes para reforzar estas habilidades socioemocionales?

“Los y las docentes tienen la valiosa oportunidad de fomentar la educación socioemocional en el aula a través de una variedad de actividades significativas. Estas actividades no solo enriquecen el aprendizaje de los estudiantes, sino que también promueven valores esenciales como la integración, el trabajo en equipo, el compromiso y el sentido de pertenencia”

Y pensando en actividades concretas, ¿qué recomiendas hacer?

En los colegios típicamente en estas fechas están en la preparación de Bailes nacionales. Organizar la preparación y presentación de bailes tradicionales permite a los estudiantes experimentar el trabajo en equipo y la cooperación. Además, fomenta un sentido de orgullo por su cultura y patrimonio, fortaleciendo así su identidad.” Indica.

“Además de eso, la elaboración de volantines es una actividad creativa que no solo desarrolla la imaginación de los estudiantes, sino que también les brinda un fuerte sentido de pertenencia a su comunidad y a las tradiciones locales.”

“También, preparar platos típicos de la región o el país les permite a los estudiantes explorar su identidad cultural y compartir experiencias significativas con sus compañeros.” Añade Francisca.

“En resumen, estas actividades no solo enriquecen el currículo educativo, sino que también cultivan habilidades socioemocionales esenciales en los estudiantes. Los docentes desempeñan un papel fundamental al guiar a los jóvenes en su viaje de crecimiento personal y social, y estas experiencias enriquecedoras en las festividades patrias son una excelente manera de lograrlo.”, recalca Francisca.

Por un 18 inclusivo 

La Directora Ejecutiva, además, enfatizó en la necesidad de considerar a toda la población educativa actual en nuestro país.

“Hoy en día, tenemos una población cada vez más grande de niños y niñas de nacionalidad o con padres extranjeros, quienes desde la base de su familia probablemente traen otras costumbres. Las habilidades socioemocionales, como su nombre indica, fomentan actitudes prosociales que abarcan desde acciones aparentemente simples como compartir, ponerse en el lugar del otro o incluir a los compañeros en juegos de recreo, hasta la gestión de emociones complejas como el resentimiento, el abandono y la compasión. La acumulación de estos aprendizajes puede ser de gran ayuda para un estudiante recién llegado al país, ayudándole a afrontar el duelo del desarraigo y proporcionándole un sentido de pertenencia”, explica Francisca.

“Por otro lado, si estos aprendizajes se imparten de manera sistemática en las aulas, todos los niños y niñas se benefician, ya que fortalecen la capacidad de acoger e incluir a quienes llegan a Chile, potenciando así la convivencia y la solidaridad en la comunidad escolar”, agrega.

Ahora, no solo en el aula se pueden reforzar habilidades emocionales en estas celebraciones, los papás, mamás y cuidadores (as) también lo pueden hacer desde casa.

“Una de las herramientas más poderosas que los padres tienen a su disposición es el juego, pero no se trata de cualquier forma de juego; debemos permitir que los niños lideren la actividad. En general, a los niños no se les ofrece muchas oportunidades para tomar decisiones o dirigir algo por sí mismos, cuando les permitimos guiar el juego, les brindamos la oportunidad de desarrollar confianza en sí mismos, desarrollar habilidades de liderazgo y estimular su imaginación. Por ejemplo, si Pedrito nos invita a jugar con su “trompo” mientras en realidad está intentando hacer girar sus bloques, lo apropiado sería unirnos a él con entusiasmo, elogiando y haciéndole preguntas en lugar de juzgar o competir. La idea es llenar las mentes y corazones de nuestros niños\as con experiencias y recuerdos positivos”, finaliza la experta.

Más información: 

www.eventuras.org 

Instagram: @corporacion.eventuras

LinkedIn: Corporación Educacional Eventuras

Comentar

Slide Revista VDS digital disponible
 

Slide
 

Dejar comentario