> Slide

Benjamín Ponce

Slow Fashion: la nueva moda sustentable y amigable con el medio ambiente

La también conocida como Moda Lenta se ha transformado en una tendencia textil dentro del mundo de la moda, cambiando la manera en que estas se fabrican y los materiales que se utilizan, y al mismo tiempo dándole una mayor importancia al diseñador y autor de cada prenda.

Slow Fashion: Carolina Oliva nos cuenta de la nueva moda sustentable y amigable con el medio ambiente

Moda lenta o Slow fashion es una tendencia que nació en Londres el año 1997, que trabaja principalmente con el concepto de reciclaje textil, así como rescatar los oficios y trabajar con diseño de autor. A diferencia de la empresa textil tradicional, es decir aquella que por décadas y décadas ha sido la protagonista en la contaminación y destrucción del medio ambiente, la Moda Lenta le ha dado un vuelco importante a lo que es la moda; por medio de materiales reciclados y procesos artesanales, Slow Fashion ha logrado destacarse dentro del rubro, transformando objetos reciclados en añoradas y destacadas prendas.

Carolina Oliva, vecina de Colina hace más de 20 años, desde sus inicios en la carrera de diseñadora y artista textil, tuvo claro lo importante y relevante que han sido las consecuencias de la industria de la moda a nivel ecológico y global, y no solo en el cómo se confecciona la moda, sino que también en las condiciones que estas se llevan a cabo. De acuerdo a una estimación realizada por el Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, la producción textil, a través de los tintes y los productos de acabado, es responsable de aproximadamente el 20% de la contaminación mundial de agua potable, siendo la segunda industria más contaminante del planeta.

Sabiendo los datos, las cifras, y más aún siendo experta en el rubro, Carolina quiso ejercer su profesión, sin embargo, cambiando un poco las reglas del juego: “Saqué mi primera colección de Moda lenta o Slow fashion pintando a mano pañuelos en seda reciclada. Luego comencé también pequeñas colecciones de telas recicladas en combinación con mis pinturas; todos los residuos textiles que quedaban de estas pequeñas colecciones eran usados para hacer bisutería textil. También blusas combinadas con telas recicladas y pintadas a mano”, nos cuenta Carolina. Slow Fashion fue acuñada el año 2007 por Kate Fletcher, profesora de sostenibilidad, diseño y moda en el Centre for Sustainable Fashion de Londres.

Si hablamos de la confección de la industria textil tradicional, podemos encontrar un sinfín de abusos, explotación de empleados, y un ambiente que atenta con cualquier derecho fundamental básico de los humanos. Slow Fashion busca ponerles un freno a estos actos inhumanos, y transformar la elaboración de cada producto textil en un trabajo valorado y que se reconozca el trabajo de cada diseñador y autor. Es por esto que todos los procesos de elaboración que Carolina emplea son realizados de manera completamente artesanal, transformando cada prenda en única y diferente mediante el uso de telas recicladas, y al mismo tiempo reconociendo la creación de autor.

El daño de la industria textil a nivel ecológico ha sido un tema en la agenda durante años, sin embargo, pareciera que las personas no logran darse cuenta del impacto medio ambiental que esta está teniendo, el cual afecta y afectará en las próximas generaciones de manera irreversible. Carolina nos cuenta que “Carry Sommers, co fundadora de Fashion Revolucion, nos alertó de los problemas ocasionados por el Fast Fashion o Moda Rápida. El micro plástico que contamina nuestros océanos y ríos es consecuencia también del exceso de ropa plástica o fibras sintéticas que usamos en forma desproporcionada”.

“Totalmente el opuesto a la Moda Rápida, la cual está contaminando el planeta y no tiene cuidado ni por el medio ambiente, en cómo se confecciona, ni tampoco en qué condiciones se hace, la Moda Lenta es una moda más sustentable ya que se recicla mucho en ella. Se trabaja mucho a mano y mediante procesos artesanales, con fibras vegetales o animales más amigables al medio ambiente, respetando el oficio por lo hecho a mano, en pequeñas colecciones, que rescatan también muchas veces procesos ancestrales ya casi en extinción”, agrega Carolina. Algunos de estos ejemplos son la técnica del Shibori, el telar, el bordado a mano, entre otras.

Dentro de la Moda Lenta podemos encontrar diferentes categorías como Moda Orgánica, Moda Reciclada, Moda de Segunda Mano, Moda Artística, Moda Sostenible, Moda Ancestral, y un sinfín de otras. El trabajo de Carolina logra combinar la Moda Artística, la Moda Ancestral y la Moda Reciclada, las cuales, de manera complementaria, hacen del trabajo de la diseñadora una obra maestra y sustentable. Cabe destacar que el año 2019, en el Centro Cultural de Colina, Carolina junto a diferentes alumnas del Taller Textil, realizaron el primer desfile de moda de reciclaje textil de la Comuna, cuyos modelos fueron los niños que participan en las actividades del Centro Cultural.

“La Moda Lenta tiene como objetivo crear un impacto positivo en las personas y en su entorno, primando la calidad por la cantidad, y en sus procesos de elaboración se busca el menor grado de contaminación y saturación del medio ambiente”, asegura la diseñadora.

Conoce más sobre el trabajo de la diseñadora y artista textil Carolina Oliva en su Instagram:

@Krola.artes

Comentar

Slide Revista VDS digital disponible
 

Slide
 

Dejar comentario