> Slide

VDS Chicureo

Virus respiratorios: no sólo el SARS-CoV-2 está
circulando en este momento

Lo habitual es que cada año, durante el invierno, circulen diferentes virus respiratorios que pueden ser muy graves y requerir hospitalización en unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, el año pasado no ocurrió ya que comenzó la pandemia de Covid-19 y, gracias al confinamiento, uso de mascarilla, lavado de manos y distanciamiento físico, muchos de ellos se mantuvieron a raya. En ese sentido, se notó un cambio, ya que cada año se produce una alta demanda de pacientes con influenza, parainfluenza, adenovirus, virus respiratorio sincicial y rinovirus en los centros de salud con la llegada del otoño e invierno. Pero, actualmente, la situación ha cambiado y se ha dado un incremento de consultas médicas respecto a estos estos virus. De hecho, la Dra. Paula Guzmán, jefa
de Pediatría de Clínica Universidad de los Andes, afirma que ya se está viendo una demanda más alta de pacientes con virus diferentes al SARS-CoV-2. ¿En qué consiste cada uno y cómo detectarlo?

Virus respiratorio sincicial

El VRS es el virus que más ha aumentado desde fines de julio y corresponde a una de las patologías respiratorias más graves en menores de tres meses, prematuros, cardiópatas o niños con enfermedad pulmonar crónica o alguna otra patología de base. Los síntomas se inician habitualmente con congestión nasal y tos productiva, a veces acompañado por fiebre y, dependiendo de la evolución, la persona puede presentar dificultad respiratoria, decaimiento importante e imposibilidad de alimentarse bien. El tratamiento se basa en hidratación adecuada, aseo nasal frecuente y manejo de las secreciones y de la obstrucción bronquial. En los casos más graves, se requiere el manejo de la insuficiencia respiratoria, con oxígeno y eventual soporte ventilatorio. Se contagia de persona a persona por el contacto con partículas esparcidas al toser, estornudar o hablar, las cuales pueden llegar a sobrevivir hasta seis horas en las manos, superficies de juguetes, mesas o de cualquier otro objeto.
Adenovirus Causa infecciones respiratorias, tales como: resfrío, faringitis, conjuntivitis, bronquitis, neumonía e infecciones gastrointestinales. Los principales síntomas del adenovirus son coriza, tos, dolor de garganta, conjuntivitis, fiebre y diarrea. Al igual que el VRS, puede ser muy grave en prematuros, niños inmunocomprometidos, cardiópatas o en aquellos con enfermedad pulmonar crónica. El adenovirus se produce básicamente por contacto de secreciones contaminadas de otra persona ya enferma, ya sea por vía respiratoria o al tocar superficies contaminadas. El tratamiento consiste en reposo, ingesta de antipiréticos y de antiinflamatorios. No existe un antiviral específico.

Influenza

Esta patología se conoce como gripe y corresponde a una infección viral que se manifiesta por un cuadro muy agudo y brusco de fiebre, cansancio, calofríos y decaimiento, dolores musculares y cefalea. Luego, se suman tos, dolor de garganta y congestión nasal. En algunas personas también pueden darse síntomas gástricos como vómitos, diarrea y náuseas. Puede confundirse con un resfrío, sin embargo, si se agrava, es posible que se presenten problemas respiratorios como neumonía, bronquitis obstructiva, insuficiencia respiratoria, entre otros. Las personas más afectadas son los menores de dos años y mayores de 65, además de embarazadas y quienes tienen enfermedades crónicas. Todos corresponden al grupo de riesgo en el cual se enfocan las campañas de vacunación nacional cada año.

El tratamiento se basa en el control de los síntomas y la principal medida de prevención es la vacunación anual.
Para influenza Se trata de un grupo de virus que causan diferentes enfermedades respiratorias, sobre
todo en los niños menores de cinco años.

Dependiendo de qué clase de infección sea, se puede manifestar con tos suave o fuerte, secreción nasal, fiebre, ronquera, disfonía, sibilancias, dificultad respiratoria, incluso vómitos, diarrea y falta de apetito. El manejo de esta enfermedad se centra en tratar los síntomas y se agregan terapias de apoyo frente a infecciones.

Rinovirus
Las infecciones por rinovirus son las que causan el resfriado común. Además, pueden producir faringitis, infecciones de oído, sinusitis y bronquitis. Se contagian fácilmente de una persona a otra, y se produce por tocar superficies contaminadas o por respirar el virus en el aire, cuando un niño infectado tose o estornuda.
Son infecciones más comunes durante el otoño, invierno y primavera. Este virus se manifiesta con estornudos, congestión nasal, fiebre leve, dolor de cabeza y garganta, tos, decaimiento y disminución del apetito. Parte importante del tratamiento es hacer reposo y tomar mucha agua. Si el menor presenta respiración dificultosa o tos que no mejora con los días, tiene cansancio o dolor de oídos, es importante consultar a un
especialista.

Medidas de prevención para evitar el contagio de virus respiratorios Estos virus se contagian a través de secreciones al toser, hablar o estornudar, también por el contacto con manos u objetos contaminados con el virus. Por esto, entre las principales medidas de prevención están:

  • Evitar aglomeraciones o estar en lugares con personas contagiadas.
  • Ventilar las habitaciones.
  •  Evitar ambientes muy contaminados.
  •  Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Lavar frecuentemente las manos y tomar medidas generales de higiene.
  •  Al toser o estornudar, cubrir la boca y nariz con el antebrazo. Lavar las manos
    después.
Comentar

Slide
 

Slide
 

Dejar comentario

Abrir chat
1
Escríbenos por Whatsapp
Hola! Escríbenos para resolver dudas y darte más información