> Slide

VDS Chicureo

Qatar 2022: Chile tiene la cuesta arriba rumbo al Mundial

La selección de Chile vuelve a tener un camino complicado en sus aspiraciones rumbo a la Copa del Mundo en Qatar 2022, al encontrarse en la octava posición de las eliminatorias mundialistas y con un escenario adverso para tratar de recortar posiciones para los puestos de calificación directa, incluso el repechaje,

Con siete puntos conseguidos en nueve partidos, además de tres empates y el mismo número de derrotas en sus últimos compromisos de eliminatoria, queda claro que a La Roja le ha costado encontrar ese ritmo para meterse de lleno en la pelea por los boletos mundialistas y no ha habido gran mejora desde la salida de Reinaldo Rueda. Si bien quedan nueve partidos por disputar en esta eliminatoria y aún tiene posibilidades matemáticas de alcanzar a Brasil (24 puntos) y Argentina (18), lo cierto es que dependerá mucho de lo que Chile haga y de lo que sus rivales dejen de hacer.

Si analizamos la situación, la Canrinha ya tiene un pie dentro de Qatar, mientras que la Albiceleste todavía depende de sí mismo para meterse a la justa mundialista, por lo que parecen dos boletos que están casi definidos.

En estos momentos, Uruguay está en la tercera posición con 15 puntos, mientras que una sorpresiva selección de Ecuador le está jugando una mala pasada a Chile con el cuarto y último boleto de calificación directa al Mundial por parte de Conmebol, con 13 unidades.

Por si esto no fuera suficiente, Colombia se encuentra con el boleto de repechaje, con los mismos puntos que Ecuador, pero una diferencia de goles que los coloca por debajo (5 contra 0). Es ese el lugar al que Chile tiene como mínimo para aspirar, separándose a seis puntos de ellos, además de que Paraguay (11 pts) y Perú (8 pts) le sacan ventaja en esa lucha.

Lo cierto es que el camino no le será nada sencillo a la selección andina, que juega partidos de triple cartelera en el mes contra rivales directos como Perú (7 de octubre) y Paraguay (10 de octubre), además de un juego que, en el papel, debería ser más sencillo en los partidos contra Venezuela (14 de octubre), los dos últimos con cambios de sede al estadio San Carlos de Apoquindo de la ciudad de Santiago de Chile.

La ventaja es que a Perú ya se le ganó a finales del año pasado, por lo que hay esperanza de que se pueda repuntar ante ellos.

De ahí, tocará medirse ante Paraguay (11 de noviembre) y Ecuador (16 de noviembre), para de ahí esperar a 2022 para jugar ante Argentina (27 de enero), ir a la siempre difícil La Paz para jugar contra Bolivia (1 de febrero), para de ahí tener partidos de vida o muerte ante Brasil (24 de marzo) en Río de Janeiro y cerrar contra Uruguay (29 de marzo) en Santiago. Para ese par de partidos, podríamos saber si Chile cumple el sueño mundialista o vuelve a fracasar en el intento y coloca otro lamentable capítulo en su historia de deporte.

Sin duda alguna, es un escenario más complicado el que tendrá Chile, una selección que desde su ausencia en Rusia 2018 ha decaído y está muy lejos del nivel mostrado por la generación dorada que ganó la Copa América 2015 en nuestro propio país y un año después en la edición Centenario, disputada en Estados Unidos.

Un evidente declive

Si algo hemos visto en los últimos años, es la falta de garra y poderío que tuvo esta selección chilena que se proclamó dos veces campeona de Sudamérica, ambas ante la Argentina de Lionel Messi y que, después de tantos intentos, por fin consiguió ese ansiado trofeo para ellos.

Pero en la búsqueda de la Copa del Mundo de 2018, todo cambió para mal y Chile no ha encontrado ese nivel al que nos acostumbró con jugadores como Arturo Vidal, Edu Vargas y Alexis Sánchez, quienes podrían estar en niveles distintos en el fútbol de selecciones, pero enfundados con la casaca roja, eran imparables y un temor para la mayoría de los competidores en Sudamérica.

El 10 de octubre de 2017, Chile cayó 3-0 ante Brasil y se quedó sin posibilidades de calificar a Rusia 2018. De acuerdo con Casas de Apuestas, sitio especializado en deportes, La Roja suma 11 victorias, 13 empates y 14 derrotas, con una efectividad de solo el 40.35%.

Hemos visto una versión poco espectacular de La Roja desde entonces, que incluso se pudo ver reflejada en las dos últimas ediciones de la Copa América: en 2019 no fue tan duro el golpe, con un equipo que terminó segundo de Grupo C con seis puntos (por debajo de Uruguay) y que sufrió mucho en los partidos de eliminación directa, al vencer a Colombia en penales 4-5, tras todo el tiempo regular sin goles; pero cayeron por paliza de 3-0 ante Perú (eventual subcampeón de la edición), además de que perdieron 2-1 ante Argentina por el partido de tercer lugar.

Si bien hubo cierta esperanza cuando Martín Lasarte sustituyó a Reinaldo Rueda en la dirección técnica y el nuevo comienzo fue positivo, esta sensación fue temporal: en la Copa América 2021, el formato de competición fue engañoso, al punto de que pasaban cuatro de cinco equipos por grupo, por lo que era casi imposible quedar fuera en la fase de grupos.

El caso de Chile fue lamentable, al avanzar con el cuarto y último boleto del Grupo A con solo cinco puntos, y eso que Bolivia no sumó ni uno solo. Con una actuación demasiado discreta (empates 1-1 contra Argentina y Uruguay, victoria por la mínima ante Bolivia y derrota de 0-2 ante Paraguay), La Roja fue eliminada rápidamente por Brasil en cuartos de final, alejándose demasiado de esas participaciones en 2015 y 2016.

Con una selección que ha ido a la baja, parece complicado que Chile tenga los argumentos necesarios para meterse de lleno a la pelea por un boleto directo a Qatar 2022 e incluso un repechaje, por lo que luce altamente probable que se pierdan su segunda cita olímpica consecutiva.

Comentar

Slide Revista VDS digital disponible
 

Slide
 

Dejar comentario